3 Preguntas sobre el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

La secuencia de nuestros pensamientos a veces es misteriosa, pero mantenemos cierto control sobre ella. En las personas con trastorno obsesivo compulsivo (TOC), este no es el caso. Esta enfermedad se caracteriza por comportamientos repetitivos que nos parecen poco razonables, como lavarse las manos constantemente, almacenar los guisantes en orden de tamaño en el plato o verificar que todos los electrodomésticos están bien apagados cinco veces al día. Afecta al 2% de la población, especialmente a niños y adolescentes. ¿Pero qué hay detrás de este trastorno a veces difícil de entender?

¿Maníaco o enfermo?

En el lenguaje común, burlarse de alguien diciendo que tiene TOC puede significar que es meticuloso, perfeccionista y muy preciso Pero desde un punto de vista médico, el diagnóstico cae cuando las obsesiones y compulsiones interfieren con el diario diario del paciente, dice el sitio Neuronas Conocidas. El orden, la limpieza, la simetría, las dudas y los temores irracionales se alivian con la realización de rituales de almacenamiento, lavado o revisión durante varias horas al día en los casos más graves. Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica (Inserm). La persona pierde el sentido de las prioridades, incluso si es consciente de que sus obsesiones no son racionales.

¿Cuáles son las causas?

La investigación científica ha identificado la hiperactividad en diferentes áreas del cerebro, en particular, los ganglios basales, la corteza cingulada anterior y la corteza orbito-frontal, que participan en el comportamiento, las habilidades motoras y el manejo emocional. Los estudios familiares han demostrado la influencia de factores genéticos en la enfermedad, pero su papel sigue sin estar claro.

¿Se trata?

Hay varias soluciones para aplicar dependiendo del paciente y la severidad de los síntomas. los tratamientos farmacológicos, como antidepresivos y antipsicóticos, así como la terapia cognitivo-conductual pueden aliviar a algunas personas. Estas técnicas pueden mejorar la condición de dos tercios de los pacientes y curar alrededor del 20%, según las cifras de Inserm. Para los casos más severos, se están estudiando tratamientos más pesados, como Estimulación cerebral profunda o cirugía de lesión.