4 Reflejos para recuperarse de la fatiga

Los problemas de la fatiga profunda y de largo plazo a menudo son pasados ​​por alto, incluso estigmatizados, en la sociedad actual. La búsqueda continua de objetivos en nuestra vida profesional y personal, la presión y el estrés nos están impulsando a acelerar el ritmo durante todo el año, olvidando que el cuerpo necesita momentos de descanso para funcionar bien. Es por eso que a veces sufrimos fuertes golpes de fatiga. Para tener en cuenta esta señal de alarma del cuerpo y lograr reequilibrar el equilibrio, aquí hay cuatro reflejos efectivos para aplicar.

1- Descanso

Este consejo parece un poco básico, pero a menudo se descuida. Olvidamos darle la suficiente importancia a dormir y descansar durante el día. Si has exagerado tus límites, la fatiga te recordará que no tienes superpoderes. Este es el momento de disfrutar de buenas noches, siestas y descansos para soñar despierto, para llenar las reservas de energía.

2- Más sol

La exposición a la luz es la clave para regular nuestro ciclo natural de vigilia y sueño, dice Mind Body Green. Para garantizar una mejor forma durante el día, comience con una caminata al aire libre por la mañana. Al estimular la producción de vitamina D a través de la piel, este hábito también ayuda a regular las fluctuaciones hormonales responsables de la fatiga y el estrés.

3- La dosis correcta de deporte

Ejercicio La física es muy importante para mantenerse sano, pero si sufres un gran golpe de fatiga, trata de encontrar el equilibrio adecuado entre demasiado y muy poco. Para evitar quemar la poca energía que le queda, no exceda los 45 minutos de actividad física, elija deportes suaves como yoga o caminar, y no se olvide de descansar al menos un día entre dos entrenamientos

4- Alimentar tu cuerpo

Una ensalada y un sándwich no serán suficientes para alimentar tu cuerpo cansado. Elija comidas calientes que sean fáciles de digerir y ricas en nutrientes, como sopas, verduras a la parrilla y bebidas calientes. Rellene con vitaminas y minerales variando el tipo de verduras en su plato. Y no se olvide de incluir una dosis de proteína, animal o vegetal, para recuperar la fuerza de una manera sostenible.

Lea también: Anti-fatiga: alimentos para optimizar su forma