5 (Falsos) mitos sobre la dieta vegetariana

La dieta vegetariana está ganando más y más seguidores por varias razones que van desde la salud a la nutrición a la ecología, algunos prejuicios tienen la piel dura. El sitio de EE. UU. Salud ha decidido abordar el más extendido.

Mito n.º 1: Insuficiente proteína

La carne no tiene el monopolio de las proteínas. Además, recuerda al sitio Salud, casi todos los alimentos, excepto el alcohol y el azúcar, contienen un poco. Intercambiar la carne molida por lentejas, frijoles, nueces y leche trae todos los aminoácidos esenciales a su cuerpo. La dieta vegetariana también puede reponer fibra, magnesio, potasio, ácido fólico, carotenoides, flavonoides y vitaminas más que la dieta omnívora.

Mito n.º 2: pérdida de peso asegurada

Un estudio reciente publicado por el Journal of General Internal Medicine afirma que la eliminación de todos los alimentos de origen animal sería la mejor manera de adelgazar. Todavía es posible seguir esta dieta al eliminar la carne, pero continuar comiendo alimentos muy altos en calorías. La pérdida de peso no está asegurada en este caso.

Mito # 3: vegetarianos y el embarazo no se mezclan

El embarazo probablemente no sea el mejor momento para cambiar radicalmente su dieta, pero las mujeres que ya han adoptado la dieta vegetariana antes de quedar embarazadas no tienen nada que temer. Incluso se beneficiaría de un menor riesgo de sobrepeso, diabetes gestacional y presión arterial alta. Los expertos entrevistados por el sitio web de Health aconsejan consumir más nueces, frutas secas, soja y frijoles.

Mito # 4: la comida vegetariana es más costosa

Las frutas y verduras frescas no siempre se dan pero cuando se compara con el precio de la carne, se da cuenta de que el puntaje final no varía tanto. Y la opción "productos congelados" también puede ahorrar dinero.

Mito # 5: rimas vegetarianas con falta de energía

Pregúntale a una persona que coma vegetariana, y ella te dirá eso por el contrario, ha ganado energía. Lo contrario puede indicar una falta de vitamina B12 o hierro, nutrientes que se encuentran en algunos vegetales, productos lácteos y huevos. En este caso, concéntrese en las espinacas, las lentejas, los frijoles, los anacardos y algunos alimentos ricos en vitamina C, como las naranjas, los tomates y el brócoli, que ayudan a absorber mejor el hierro.