Antiestrés: cultiva la serenidad con la visualización

Al invocar imágenes satisfactorias, involucramos nuestros cerebros en la pista del bienestar. Por el contrario , es suficiente para ver cómo una idea negativa ("Nunca lo sabré", "No tengo valor", etc.) puede paralizarnos.

"Visualización" usa este poder de la mente para un propósito positivo, construyendo sobre nuestro "Películas internas": aquellas en las que tenemos éxito, somos felices y confiados. La sensación de alegría libera la energía necesaria para saltar, y finalmente ganar.

La visualización construye una biblioteca de emociones positivas para aprovechar la vida en el lado correcto. Una herramienta de felicidad de fácil acceso.

Visualización: 3 ejercicios de iniciación

Uno se entrega a sí mismo en cualquier lugar (excepto al volante), tantas veces como uno quiera. "Es mejor establecer citas regulares y evitar la velada, especialmente para la relajación profunda. Treinta minutos de esta práctica equivaldrían a cinco horas de sueño", señala -François Paul-Cavallier

Fortalezca su confianza en sí mismo

El cuerpo relajado, sentado o de pie, con los ojos cerrados, evoca tu último éxito: coger el autobús como un éxito en el trabajo ...

Visualiza lo que sientes, tu rostro, olores, ruidos, tu propio palabras, etc.

Date un momento de placer

Cuerpo relajado, sentado o de pie, con los ojos cerrados, consulta una cita con alguien que te guste.

Mira quién eres espera, manos abiertas, en un lugar muy claro, escucha sus palabras de bienvenida, elige las palabras de tu respuesta

Acepta lo que es

El cuerpo relajado, sentado o de pie, con los ojos cerrados, visualiza un malestar imprevisto (un vuelo cancelado en el aeropuerto, costos e importante, etc.). Déjate sentir lo que produce en tu cuerpo.

Luego ve en busca de sus beneficios inesperados: estás superado en otro plano, la nueva lavadora está más silenciosa ...

Siente en tu cuerpo gratitud por una preocupación que finalmente tiene algo bueno.

3 ejercicios de relajación profunda

"Podemos grabarlos de antemano para escucharlos en lugar de leerlos", insiste el capacitador: la voz debe ser calmada y serena. Cada paso está marcado por una serie de respiraciones ("inspira" luego "expira"), indicadas por este símbolo: W.

Al final del ejercicio, para recuperar el tono de la vida cotidiana, prepárese para volver a abrir los ojos con "una mente clara, descansada y relajada" (una definición para formular internamente)

Desescriba su apariencia

Repare un punto en el techo o en la pared, enfoque su atención en él WWW. Siente tu cuerpo relajarse WWWW. Una sensación dulce y placentera te invade WWW.

Tu respiración es más lenta WW, se convierte en WW regular, como el flujo y reflujo del mar WWW. Tus párpados se vuelven más pesados ​​WWW, son agradablemente pesados ​​WW, así que sientes placer de cerrarlos WWW. Pruebe esta calma en usted WWWW

Pruebe el placer

Conozca su boca WW, sus labios WW. Imagínese en el mar. Pase la lengua por los labios, sienta el sabor de la sal WWWW.

Su atención se centra en este sabor, es muy agradable y sorprendente WWW. Vives el placer de esta sensación cuando la quieres mientras no hay sal en tus labios WWW. Sientes profundamente el sabor de la sal WWW

Respira alegría

Imagina que estás sosteniendo una flor WWW. Es una flor que te gusta mucho WW. Tómese el tiempo para sentir su tallo bajo sus dedos WWW. Para apreciar su textura WW. Su color WW. Su olor es WWW. Relajas la WWW hasta el punto en que estás inmerso en un estado de relajación profunda WWW.

3 ejercicios de autoconfianza

Practique cuando se sienta enojado con alguien o un evento. "Descubrirá que tiene los medios para triunfar donde pensó que podría soportar o incluso fracasar".

Tome el camino de la serenidad

De pie o sentado, tome conciencia de su cuerpo y sus soportes. Cierra tus ojos y entra en contacto con tu aliento. Llévate en espíritu en un lugar real o imaginario y tómate tu tiempo para sentir la calidad de la luz, el aire, para apreciar los sonidos, los colores, los perfumes que te rodean. Acomódate en este lugar.

Evoca una preocupación. Toma conciencia de lo que causa en ti. Imagine lo que puede simbolizarlo: árbol, bote, forma ... Mire la construcción de la imagen y memorícela.

Ahora, transpórtese en el momento en que se resuelva este problema. Tómate el tiempo para regocijarte: ¿dónde estás, cuál es tu cara, quién está cerca de ti, qué estás diciendo, te ofrecen algo? Siente la emoción de lograr tu objetivo. Cree un nuevo símbolo para este logro y memorícelo.

Regrese a su primer símbolo y visualice cómo se puede unir, mezclar y transformar para que coincida con el segundo. No busques la racionalidad: solo son imágenes que se corrigen unas a otras.

Visualiza el trabajo de tus sueños

Perfectamente relajado, te proyectas hacia una vida diferente: tus sueños Este día ha llegado, lo vives en la imaginación, desde el desayuno hasta la ropa que usas.

Te ves entrenando en este trabajo y luego actúas. Te encuentras encontrando soluciones y sintiendo la alegría de tener éxito con las personas que te rodean. Te ves recogiendo los frutos de tu éxito, sin preguntarte cómo llegaste allí

Siente la confianza en ti mismo, en tu capacidad para alcanzar tus metas.

Llama al consejo de los sabios

Reúne mentalmente esos cuál quieres la opinión Les da la bienvenida, les presenta a los demás y especifica lo que les gusta de ellos. Expones de manera concisa tu proyecto o tu preocupación. Todo el mundo dice lo que piensa sobre él y la solución que él ve.

Cuando todos hayan hablado, camínelos individualmente hacia la puerta, dándoles las gracias. En la habitación vacía, tómese el tiempo para sintetizar sus propuestas. Ahora formatee la solución sin preguntarse cómo. Esperamos este resultado positivo.