Lesiones deportivas: 4 errores que no se deben realizar

No es ningún secreto que hacer ejercicio sin tomar las precauciones necesarias es peligroso para nuestro cuerpo. Las lesiones relacionadas con los deportes a menudo son causadas por la actividad física que hemos elegido practicar, pero a veces la verdadera razón radica en los errores de conducta de nuestra parte. Aquí hay un recordatorio de los hábitos a evitar.

1) Sin calentamiento o estiramiento

A pesar de las diferentes teorías sobre la efectividad del calentamiento y el estiramiento, cualquier atleta sabe que trabajando los músculos suavemente antes y después del esfuerzo ayuda a prevenir dolores musculares y lesiones. Estos ejercicios mejoran la flexibilidad y la movilidad de los músculos. Sin embargo, evite lastimarse hasta que se lastime, lo que tiene el efecto opuesto.

2) Demasiado muscular

Para desarrollar una buena masa muscular al comenzar un nuevo deporte o cambiar para entrenar requiere tiempo. Exigir que funcionen perfectamente es arriesgado. Los principiantes deben ser muy pacientes y progresivamente en intensidad de entrenamiento y frecuencia

3) Equipo malo

Una técnica y herramientas mal adaptadas representan un riesgo de lesión asegurada. Tómese el tiempo para aprender a usar los equipos deportivos a su disposición y practicar bien los ejercicios. Pida consejos a su entrenador, a sus compañeros de equipo o infórmese en Internet. Sintiendo que los músculos funcionaron bien después de que el deporte es normal, tener dolor, no. Si es así, intente encontrar la causa y solucione el problema. Es solo después de haber dominado la técnica que se puede buscar el rendimiento.

4) Falta de sueño e hidratación

La falta de sueño afecta las habilidades cognitivas y motrices. Para estar en forma, nada es mejor que una buena noche. Mientras el cuerpo descansa, los músculos se reconstruyen y las baterías se recargan para el día siguiente. Hidratar suficientemente su cuerpo es tan esencial para evitar los dolores corporales y para restablecer los fluidos perdidos durante el entrenamiento. La deshidratación también aumenta el riesgo de calambres, dice Mind Body Green, que puede causar caídas o pérdida de equilibrio y, como resultado, lesiones más o menos graves.