¿Qué toxinas tengo en mi plato?

Aditivos, residuos de pesticidas, contaminantes químicos ... "Los franceses están preocupados por su presencia en los alimentos, que consideran más preocupante que el riesgo alergias bacterianas o alimentarias ", dice Jocelyn Raude, socióloga. Si bien comemos bastante bien en comparación con las generaciones anteriores, ¿por qué considerar que la comida es más riesgosa hoy en día?

"Es mejor", dice Jean-François Narbonne, profesor de toxicología en la Universidad de Burdeos, y experto en la Agencia Francesa para la Seguridad Alimentaria (Afssa). El riesgo microbiológico ha desaparecido, nunca ha habido tan poca intoxicación alimentaria. "Olvida el miedo a la listeria y otras bacterias, ahora tememos pesticidas (o productos fitosanitarios)

70% de las frutas contienen residuos de plaguicidas

Según la DGCCRF (enero de 2009), el 70% de las frutas y el 41% de las verduras controladas contienen residuos. Además, el análisis de los alimentos listos para el consumo (EAT 2 Total Feed Study, Afssa) muestra que el 58% de las muestras contienen al menos un residuo de pesticida. Los límites permitidos no suelen excederse. "E incluso si se está adelantando, es ciertamente anormal, pero eso no necesariamente se traduce en un peligro para la salud", dice Jean-Luc Volatier, responsable de la evaluación de los riesgos nutricionales y de salud en Afssa.

Mercurio y PCB en peces

Contaminantes más frecuentes de suelos y corrientes por PCB (bifenilos policlorados), disruptores endocrinos con efectos sobre el desarrollo y las funciones del sistema nervioso de reproducción. También están prohibidos desde 1987. Son estables, insolubles, poco biodegradables, persisten en el ambiente y se acumulan en las grasas animales: especialmente pescado (responsable del 70% de las entradas de PCB), carne, leche y productos.

Por lo tanto, los consumidores habituales de pescado tienen más PCB en la sangre que otros. Algunos porcentajes excederían los umbrales toxicológicos, "pero los controles se detuvieron a favor del análisis de dioxinas después del caso de los pollos belgas, pero en esta crisis no fue dioxina, pero los PCB, la tormenta Jean- François Narbonne, experto de Afssa, pero hablando de PCB, criticaba a Monsanto por haberlos fabricado. "

Los peces depredadores (pez espada, atún, etc.) también contienen mercurio, un metal pesado nocivo para los riñones y huesos (descalcificación) y neurotóxico para el feto. El cadmio se detecta principalmente en los cereales debido a la dispersión de los fertilizantes en los cultivos.

Plásticos alimenticios: Bisfenol A en el asiento caliente

La comida nunca ha estado tan empaquetada y lista para usarse empleo. Sin embargo, los disruptores endocrinos se usan en plásticos alimentarios. Entre ellos, Bisphenol A, presente en algunos biberones, es uno de los más potentes.

¿Por qué todavía está permitido en Francia? Los grupos ambientalistas lo condenan y critican a las autoridades sanitarias francesas. Jean-François Narbonne, profesor de toxicología en la Universidad de Burdeos y experto en Afssa, defiende a la Agencia: "Analizamos las dosis de bisfenol liberadas al calentar una botella: no superan las dosis diarias permitidas El bisfenol A es una mierda y si puede prescindir de él, no lo hace, pero las normas en Europa no se violan. El Ministro de Salud debe aplicar o no el principio de precaución . "

De todos modos, este compuesto, que se clasifica como "tóxicas para la reproducción", cae bajo la directiva europea REACH que regula los productos químicos, y por lo tanto será sustituido en los próximos años.

Los niños y las mujeres embarazadas son más vulnerables

Algunos pesticidas están asociados con un mayor número de tipos de cáncer infantil (leucemia, tumores cerebrales) cuando la madre estuvo expuesta durante el embarazo a través de cultivos o anticafards piojos y utilizados en el hogar. "En dosis muy altas, se han observado efectos negativos sobre la fertilidad y la calidad del esperma, y ​​el control del embarazo muestra un menor peso al nacer", explica Florence Cognard, del Instituto Nacional de Vigilancia de Salud Pública. Los bebés y los niños son más susceptibles a la alteración endocrina (residuos de plaguicidas, PCBs y bisfenol A) como el mercurio, ya que su peso es baja y el sistema se encuentra en fase de desarrollo.

"Los estudios muestran que los niños muy expuestos a IQ PCB tienen disminuciones de las capacidades de memoria y de aprendizaje y funciones neuromusculares ", dice Jean-Pierre Cravedi, director de investigación en el INRA.

AFSSA recomienda que las mujeres embarazadas o lactantes y los niños pequeños para evitar el consumo de los depredadores naturales de peces (atún, patín, rape ...).

los efectos de la acumulación de sustancias químicas todavía mal evaluados

lo que los expertos conocen los efectos tóxicos de estos suman a otros y en el largo plazo, ¿cuál corresponde a la realidad de nuestras placas?

Pocos estudios existen

"El efecto de cóctel no se tiene en cuenta, pero si se acumulan PCB, bisfenol A, ftalatos, uno explota los valores de referencia calculados para cada compuesto ", dice Jean-François Narbonne, profesor de toxicología en la Universidad de Burdeos y experto en Afssa. "Existen muy pocos estudios, agrega Florence Cognard, del Instituto Nacional de Vigilancia de Salud Pública, y enfrentamos problemas metodológicos: cada persona está expuesta no a un pesticida, sino a cientos".

Algunos medidas de precaución ya establecidas

Debido a estas deficiencias, se sospechan efectos sobre la salud humana, pero no se demuestran con frecuencia. ¿Quién debería disfrutar la duda? La respuesta es política. Ya, el plan Ecophyto 2018 planea reducir el uso de pesticidas en un 50% y algunos ayuntamientos (París, Reims) están retirando biberones de bisfenol A de sus guarderías. La tendencia es baja. ¿Deberíamos prescindir de alimentos contaminados? No, porque aportan nutrientes esenciales. No privar pero consumir mejor, ese es el reto de un plato sin tóxicos

Fuente:. "Los efectos de los plaguicidas sobre la salud humana", Oficina Parlamentaria de Evaluación de la Ciencia y Tecnológica, 9 de abril de 2009.